Etiquetas

, , ,

Rayo-campo-de-golf
fuente: Eduardo Minguell – http://www.opengolf.es

El primer dato del que os voy a informar es que la media de muertes al año en un campo de golf en todo el mundo sobrepasa la decena de personas. Como es de suponer, la mayoria son debidas a descargas eléctricas provocadas por tormentas. Recordemos que hasta hace pocos años, estaba permitido jugar a golf con zapatos con clavos, que posteriormente se prohibieron por el bien de los greens ya que se destrozaban por muchos jugadores que arrastraban los pies en ellos en lugar de caminar.

Si nos ponemos en situación, nos encontramos que en una preciosa tormenta un jugador de golf novato, en medio del campo y/o fairway, sin árboles alrededor, con un palo de acero o grafito en las manos y unos zapatos con clavos de acero sobre la hierba mojada y en plena tormenta, es igual, al hacer un perfecto swing levantando el palo justo en el momento que cae un rayo y mostrando un elegante pararrayos…ZASSS… ¡Un jugador menos al que jamas le preocupará su handicap!.

Si llueve, lo principal es sentirnos cómodos, por lo que un traje de agua que haga que no nos mojemos, no pasemos frío y que nos permita movernos libremente, lo cual en el caso del swing es esencial.

El resto del equipo deberá estar comprendido por un paraguas, gorro, zapatos antihumedad y toalla para secarnos las manos y los grips de los palos. Aconsejo llevar algún otro guante para y guardarlo entre golpes. Para la bolsa una capucha de protección y un cubre bolsa de palos de plástico.

¿Que debemos hacer si hay tormenta eléctrica?.

1.- Hay que alejarse de los palos. Es preferible dejarlos en el campo y volver a recogerlos después. Por supuesto, nuestro paraguas no será buen compañero con una tormenta eléctrica.

2.- Nunca debemos refugiarnos debajo de un árbol aislado ni tumbarnos en el suelo. Sin embargo, sí es bueno tumbarse en un bunker, al estar por debajo del nivel del suelo. Tampoco debemos correr ni andar por zonas despejadas como son las calles.

3.- Lo que debemos hacer si no podemos llegar a un edificio o a un coche es refugiarnos en una zona frondosa con muchos árboles o agacharnos apoyando las manos en las rodillas. Olvidaros de un buggy, porque no está aislado al no tener puertas y estar abierto al aire con estructura (arcos) de metal.

Mi conclusión: tenemos el priviegio de vivir en un “paraiso climático” para la práctica del golf. Tenemos infinidad de dias al año con tiempo excepcional para la practica del mismo. Por consiguiente, si vemos la remota posibilidad de que una tormenta nos pueda aguar el día, nos indican en la casa club que hay previsión de tormentas o escuchamos el cohete lanzado para dejar de jugar (obligatoriamente) y regresar al Club House, no seamos estúpidos y dejemos para otro día lo que podíamos o queríamos hacer hoy. No seamos tan “guiris” como nuestros queridos ingleses y apliquemos su máxima de “en Inglaterra juegan a golf hasta cuando hace sol”.